Reunificación de deudas sin vivienda propia

Si cuenta en tu haber con varias deudas, esto te interesa. Pues hoy día, tienes una buena oportunidad con la reunificación de deudas sin vivienda propia.

Este instrumento financiero te ayuda por un lado a renegociar tus deudas, convertirla en una sola, y todo esto sin tener que dar tu casa como aval. Además, ya puedes olvidarte del montón de cuotas que tenías a fin de mes, porque ahora podrás cancelar todo en una sola.

Puedes incluso contar partir de ahora con una cuota mucho menor que la sumatoria de todas las que tenías. Tanto es así, que hay entidades financieras con las que puedes logra una reducción de hasta un 70% del monto de las cuotas.

Por supuesto, todo eso implica un costo importante en los intereses que vas a pagar en tu nuevo préstamo.

 

¿Se puede optar por una reunificación de deudas sin vivienda propia?

En realidad, no es necesario ser propietario de inmueble alguno para poder optar por este tipo de préstamo. En todo caso, puedes evaluar ofrecer otro tipo de garantía de acuerdo al monto solicitado.

Por ejemplo, muchas entidades te aceptan como respaldo tu nómina mensual o cualquier ingreso constante que estés recibiendo de manera de garantizar que si podrás con la nueva deuda.

En todo caso, para poder optar por una reunificación de deudas sin hipoteca, muy probablemente, la agencia con quién lo gestiones será muy precisa con los avales que te solicite. Y uno de ellos por ejemplo, podría ser no aparecer en ninguna lista de morosidad.

Y si recurres a un banco, lo más probable es que te pidan tener los últimos tres meses de cada préstamo cancelado. Sin embargo, si no cumples con este requisito, también podrías buscarte un avalista para hacer el trámite.

Sin embargo, también existen empresas de capital privado con las que puedes negociar, aun teniendo retrasos en tus pagos, algún embargo en proceso o estar listado en ASNEF.

 

¿A quién va dirigido este tipo de préstamos?

Con este producto financiero se busca ofrecer soluciones a personas que se han visto en la dificultad de cumplir con los compromisos adquiridos. Así, cuando tenemos diversas cuotas con entidades diferentes a tasas inadmisibles, la posibilidad de no poder cumplir se acrecienta.

Negociar una reunificación de deudas podía permitir incluso la posibilidad de una mejor liquidez al final de mes a pesar de estar cumpliendo con los pagos de la deuda acordada.

De igual manera, este tipo de soluciones puede generar mayor cantidad de intereses a pagar a pesar de tener cuotas más pequeñas. Por lo que hay que evaluar muy bien los costes asociados para tomar mejores decisiones.

 

 Cuáles son las fórmulas más comunes que se ofrecen

Como ya hemos visto, las condiciones y parámetros pueden variar de acuerdo a la entidad que elijas. En todo caso podemos ver las siguientes opciones:

 

Reunificación de deudas sin una hipoteca

En realidad, una fórmula sencilla puede ser reunificar las deudas con un solo préstamo personal.

Es decir, puedes solicitar un crédito por el total de lo que debes, y cancelar las diferentes obligaciones. Por lo tanto quedarías simplemente cancelando un solo compromiso en las condiciones que hayas negociado.

En este caso es importante revisar muy bien cuáles son todos los costos asociados para la cancelación de cada préstamo, porque la cantidad final podría ser mucho mayor de lo que pensabas.

Sin embargo puede ser una buena herramienta financiera cuando se trata de montos de deuda menores. Ten en cuenta que son muchos los bancos que no están dispuestos a entregar dinero si la persona no tiene una propiedad inmobiliaria o su salud financiera es precaria.

 

Los avalistas en la reunificación de deudas

En caso de no contar con un buen perfil financiero entonces un avalista podría ser una excelente solución para obtener una reunificar tus deudas.

Es decir, acompañarte de una tercera persona que sí tenga aval suficiente y esté dispuesta a ofrecerles en tu nombre.

Para el banco o la entidad financiera esta fórmula sigue teniendo muchos riesgos

 

Optar por una reunificación de deuda con hipoteca

Este es quizás la manera más usual de hacer una reunificación de deudas. Esto se deriva del hecho que en España más del 82% de los españoles tiene la propiedad de su vivienda. Y por esta razón, son muchos los que pueden ofrecerle en garantía.

Por lo tanto, son muchos los que pueden acceder a un crédito hipotecario y con él cancelar todas sus deudas. Esto es especialmente atractivo porque las tasas y condiciones de un crédito hipotecario siempre son mucho mejores que las de los préstamos comerciales o personales.

Y por si fuera poco, en caso tal de no cumplir con las obligaciones, el banco puede optar por quedarse con un bien inmueble.

Evidentemente, los gastos asociados hay que tenerlos en cuenta antes de decidir por esta opción. Sin embargo, es una de las mejores fórmulas para reunificar deudas.

 

Cuáles son los pasos a seguir para reunificar deudas

Existen dos casos completamente diferentes a la hora de unificar todas tus deudas. Por un lado están las personas que necesitan hacerlo y no tienen vivienda propia y por otro,  quienes sí la tienen. Evidentemente, al tener una propiedad las posibilidades y condiciones mejoran considerablemente.

En el caso de que no tengas vivienda propia ni propiedad alguna, es mejor buscarse empresas de capital privado porque los bancos difícilmente te acepten la negociación.

Tu única oportunidad con ellos sería contar con un buen sueldo y un trabajo estable para ver si el banco te acepta la solicitud de un préstamo personal.

Así que la mejor manera de lograr buenas condiciones es sentándote con ellos y hacer el cálculo de todo lo que implica esta solución.

Además, sin vivienda propia, sería primordial haber cumplido puntualmente con los pagos de todas tus deudas para que puedas demostrar tu compromiso en los pagos.

Sin embargo, de no recibir la respuesta que esperabas, puedes entonces buscar opciones de avalistas como ya lo vimos más arriba.

Ciertamente esto no será algo fácil de lograr pero tampoco imposible.

En todo caso, podrías buscar asesoría en abogados especializados, para que te ayuden a negociar con el banco. Por supuesto esto es sinónimo de más gastos adicionales a tener en cuenta

En resumen, hay muchas agencias financieras que pueden ayudarte a reunificar deudas sin tener vivienda propia. Probablemente la gran mayoría se avoque por pedirte una buena cantidad de requisitos. Recuerda que ellos deben buscar la manera de garantizar que puedas devolver el dinero que te entregan sin tener un riesgo muy alto.

 

 

 

 

Deja un comentario