Unificar Préstamos a Empresas

Muchas veces las empresas acumulan muchos tipos de préstamos o créditos con variadas tasas de interés, lo que se convierte en la gran mayoría de los casos en un verdadero problema a la hora de tramitar las deudas, de manera que, les resulta una solución bastante útil reunificar las deudas para así evitar una situación de estrés financiero.

En qué consiste la reunificación de deudas

La reunificación de deudas consiste en solicitar un crédito hipotecario, para agrupar el pago de todas las deudas de una empresa sin importar el tipo, si pertenecen a entidades financieras diferentes o si varían en las tasas de interés, siempre con el objetivo de que la situación económica mejore de manera considerable, reduciendo los pagos mensuales en uno solo y por menos cantidad gracias a un nuevo crédito.

Hay que considerar que, el hecho de asumir una reunificación de deudas supone una reducción importante en la cuota única que se comenzará a pagar mensualmente y que es una operación que implica, en la mayoría de los casos, un inminente incremento del plazo de amortización. Esto quiere decir que, aunque con una reunificación de deudas se paga una cuota única más baja, el tiempo para saldar la deuda puede ser de más tiempo.

Este es un tipo de servicios que prestan empresas financieras muy conocidas como “Reunificadoras”, sin embargo, se pueden negociar con el banco con quien se tiene la deuda. Hay que tener en cuenta cuánto cuesta una reunificación de deudas, recordando que el precio depende en gran manera de con quien se haga la negociación, ya que no es lo mismo cuando se trata de la entidad financiera con la que se tiene la mayor parte de los créditos, que por lo general no se cobra una comisión por gestión, a una contratación con otra entidad financiera o intermediario que esté regulado por la ley.

También se han de considerar los honorarios profesionales que se suman a los gastos de cancelación de la hipoteca de los préstamos. Éstos han de estar vigentes para el momento que se esté haciendo la negociación de reunificación de deudas, lo que incluye la comisión bancaria, registro de la propiedad, los gastos de notaría al igual que los gastos del nuevo crédito hipotecario y todo lo que esto conlleva, sin dejar de lado los impuestos de actos jurídicos documentados, pero teniendo siempre en cuenta la diferentes ventajas que se obtienen.

Beneficios que puede obtener una empresa al reunificar sus deudas

  • Una de las principales ventajas que tienen las empresas al reunificar sus deudas es el hecho de que suprimen del pago todos los préstamos en uno solo. De esta manera se evita el tener que afrontar varios créditos al mes, lo que supone un desahogo de los pagos mensuales por tener que pagar una única cuota y de menor importe.
  • Se pueden hacer amortizaciones anticipadas, lo que resulta bastante interesante cuando las comisiones son bajas.
  • Si anteriormente se ha contratado un tipo de financiación elevada, es posible acceder a mejores condiciones crediticias.
  • Son muchas las situaciones por las que una empresa pueda necesitar una reunificación de deudas. Lo más común es que se hayan adquirido demasiadas deudas, las ventas hayan disminuido o se tienen muchas cuentas por cobrar y se tienen que seguir atendiendo las obligaciones de pago.

Trámites y documentos necesarios para la reunificación de deudas

La reunificación de deudas no es algo que esté al alcance de todos, ya que, al igual que cualquier tipo de préstamos, la entidad financiera exige una serie de condiciones que se tienen que cumplir siempre y donde los más importante es conocer cuales son los ingresos de la empresa y en qué situación se realizará la reunificación, ya que al final lo que se quiere es asegurar que el dinero será reembolsado sin problemas.

Además de analizar los movimientos bancarios para conocer la liquidez de la empresa, la entidad financiera también analiza las garantías que se tiene como aval o hipoteca, considerando que está unida al nivel de endeudamiento, lo que es sinónimo de deudas pendientes y donde hay que tener en cuenta la cantidad que representa ese débito en el total de los ingresos. Lo más lógico es que dichas deudas no sobrepasen el 40? los ingresos.

Otro factor que se considera a la hora de solicitar una reunificación de deudas es la estabilidad económica con la que cuenta la empresa, siendo este un punto a favor para conseguir la garantía de una reunificación. También se requiere que la cuantía de la nueva hipoteca no supere el 80?l valor del bien hipotecado, ya que de esta manera se ofrece una garantía adicional a la entidad o entidades con las que se tienen las deudas.

Además de todos estos requisitos la entidad financiera o el intermediario también solicita una serie de documentos y que varían según el tipo de entidad, por lo general, los más solicitados son:

  • Para el caso de los avalistas (garantía de pago que asegura el cumplimiento de la obligación económica) se solicita la misma documentación que para la empresa que hace la solicitud.
  • NIF.
  • Declaración de IRPF.
  • Aunque no todas las entidades financieras lo solicitan, se debe presentar el extracto bancario de los últimos tres meses.
  • Contrato de arras o escritura de compra-venta y del préstamo  hipotecario.
  • Recibo de IBI.
  • Escrituras actualizadas de la constitución y las propiedades de la empresa.
  • Últimos recibos pagados de las cuotas de los préstamos que tiene la empresa.
  • En el caso de ser una empresa que pague alquiler, debe presentar el Contrato de Arrendamiento.
  • Justificar cualquier otro tipo de ingresos o rentas.
  • Balance de Cuenta de Pérdidas y ganancias actualizadas.
  • Información detallada sobre los principales proveedores, clientes, posición en el mercado y todo tipo de datos cuantitativos y cualitativos que muestren la garantía y solvencia de la empresa.

Una vez que se tiene recopilada toda la información y contar con un expediente hipotecario bien presentado, con toda la documentación actualizada, sólo queda solicitar y negociar las condiciones para la reunificación de deudas de la empresa.