• contacta@unificarprestamos.es
  • Mon - Fri: 9:00 - 18:30

Préstamos entre Particulares

Los préstamos se presentan como operaciones financieras; una persona denominada prestamista, le otorga un activo a otra persona por medio de un contrato o acuerdo. Esta figura jurídica se presente desde tiempos muy antiguos. Una de sus modalidades más comunes se presenta en los tipos de préstamos entre particulares.

Su aplicación puede remontarse al derecho romano. En esta regulación se clasificaba en préstamos del derecho civil; el cual se subdivida en mutuo y préstamos del derecho pretoriano que también tenía una subdivisión de préstamos constitutum, comodato y pignus.

Las diferentes corrientes jurídicas a lo largo de los años vienen regulando esta parte fundamental del derecho. En la actualidad existen diferentes apartados para tratar específicamente este tema. La materia de derecho civil y derecho mercantil regula todos los elementos a tomar en cuenta para hacer efectivas estas operaciones.

El uso principal que se presenta en las operaciones de préstamo son las obligaciones de dar; particularmente otorgar determinadas cantidades de dinero. Sin embargo, los préstamos se pueden presentar por modalidades distintas; en el cual se deben tomar en cuenta.

Una de los casos más presentes dentro del préstamo son los préstamos entre particulares. Estos no dependen de instituciones financieras o bancarias para ser operadas. Así mismo, su facilidad se presenta en que no existe una burocracia para su celebración; como sí ocurren en los préstamos bancarios, donde los prestamistas exigen unos requisitos a cumplir para poder realizarse.

Para que se presente un préstamo, se debe cumplir un requisito esencial. Para la configuración del préstamo se debe crear una obligación por parte del prestatario de devolver algo a cambio de la misma cantidad o calidad por un plazo o término determinado.

Dentro del préstamo entre particulares, en muchas ocasiones se debe pagar el préstamo con intereses o comisiones acordadas por medio del contrato o establecidos en la ley. Este interés se puede calcular con base al monto principal a pagar o de acuerdo al tiempo que transcurre.

Para la celebración de este contrato, sea de manera verbal o escrita, se debe tomar en cuenta ciertos elementos fundamentales. La celebración de los préstamos puede llegar a perjudicar el patrimonio del prestamista; en los casos de morosidad, o al prestatario, en los casos de cláusulas abusivas o usura. Si bien es cierto que muchas personas al momento de comenzar con los préstamos quieren hacerlo rápido. Las garantías y seguridad deben ser primordiales antes de hacerlo.

La mejor manera de proteger nuestro patrimonio al realizar préstamos es por medio de un contrato escrito. Establecer un contrato verbal genera muchas inseguridades jurídicas frente a los derechos y obligaciones de las partes.

En particular, en los contratos se estipula cuáles serán las convenciones y obligaciones a seguir. De esta forma, si alguna de las partes incumple, está obligada a indemnizar los daños y perjuicios que ocasione.

En caso que la parte que incumpla sus obligaciones, este puede exigir sus derechos frente a las instancias judiciales; en la actualidad se están promoviendo medidas alternativas a la resolución de conflictos. Entre los que se destaca la negociación, mediación, conciliación y arbitraje. Las leyes nacionales regulan esta figura jurídica de tal forma de proteger a las personas que se involucran en los préstamos.

Elementos del préstamo

Para que se configure efectivamente un préstamo entre particulares se deben tomar en

cuenta los elementos del préstamo; que son fundamentales para la celebración del mismo:

  • Partes contratantes. Dentro de la celebración del contrato, se necesitan, como mínimo, de dos personas. Un prestamista que es aquel que tiene la obligación de dar y el prestatario; quien recibe el préstamo y tiene la obligación de restituir en conjunto con intereses, si fue pactado.

Se incluye que en los préstamos se pueden presentar los fiadores; responsables de pagar la deuda del préstamo si el prestatario no cumple con su obligación.

  • Capital principal. Es el objeto del préstamo que se puede presentar a través de una

obligación de dar.

  • Devolución. Para que se configure el préstamo, es importante que el prestatario tenga la obligación de restituir algo de la misma calidad o cantidad. En los casos de préstamos fungibles o restituir el mismo objeto, en los casos de préstamos no fungibles.
  • Interés. es el coste financiero producto de la operación del préstamo. Normalmente este se fundamenta en la pérdida de dinero que tiene el prestamista por la pérdida de uso del dinero prestado en un momento determinado. En pocas palabras, es el cargo que se cobra por la utilización del objeto dado y viene representado en porcentaje sobre el principal.
  • Cuota. Son los pagos del capital principal y los intereses del préstamo, que se pueden fraccionar.
  • Plazo o término. es el tiempo durante el cual se va a utilizar el préstamo. El plazo se cuenta desde que empieza a correr el contrato y se puede pagar en cualquier momento. Mientras que el término se cuenta también desde que se celebra el contrato, pero solo se puede en un momento determinado; normalmente, este tipo de préstamos no genera intereses, en razón de que se condiciona al prestamista a pagar en un momento determinado.

 

Estos elementos del préstamo siempre estarán presentes cuando se celebre el contrato, sin estos, el préstamo entre particulares no puede celebrarse.

Riesgos

Dentro de los préstamos se pueden presentar muchos riesgos que puedan afectar tanto al prestatario como al prestamista. Estas situaciones pueden afectar o beneficiar los derechos e intereses de alguna de las partes; de acuerdo a como se celebre el contrato de préstamo.

 

Para los préstamos entre particulares, los riesgos se pueden presentar como las probabilidades o la incertidumbre de que ocurran ciertas circunstancias que afecten los derechos e intereses de una de las partes de los préstamos. Entre las circunstancias que se pueden presentar en este sentido son la falta de pago a tiempo o el no pago de deuda; el pago de tasas de interés excesivos, riesgos de liquidez, pérdida de valor de la moneda prestada en razón de inflación o devaluación, etc.

 

En algunas ocasiones, los préstamos pueden ser en razón de la búsqueda de inversión por parte del prestatario  para conseguir oportunidades de mayor rentabilidad. En este tipo de inversiones buscan ser rentables con el tiempo. Sin embargo, la pregunta de todo prestamista en estos escenarios es conocer si realmente la inversión que hará prestatario tendrá la suficiente rentabilidad para retribuir lo prestado por el prestamista.

 

Sin embargo, el prestatario se presenta con importantes riesgos al momento de celebrar un préstamo. Entre las particularidades que se le puede presentar es que tenga poca liquidez para enfrentar los pagos del préstamo o que los intereses sean tan elevados que ponga en riesgo su patrimonio o la posibilidad de nunca poder pagar su deuda.

 

En este sentido, es fundamental que las partes dentro de los préstamos entre particulares se realicen con ciertas estrategias que son importantes para enfrentar los riesgos latentes del mismo

Recomendaciones

Para la celebración de préstamos entre particulares; se pueden tomar las siguientes recomendaciones o tips para evitar ser afectados en sus derechos e intereses.

  1. El contrato debe ser escrito. Documentar el préstamo por escrito donde se establezca de manera concreta y precisa las obligaciones y derechos de las partes.
  2. Conocimiento integral. Para celebrar el préstamo debes conocer todos los elementos que pueden impactar en el contrato. En este sentido, conocer la situación económica del prestatario y el destino del crédito.
  3. Evita a los morosos. Las personas que tienen grandes cantidades de dinero sin pagar son los peores candidatos para realizar un contrato de préstamo; en dado caso, también se le puede exigir determinadas garantías para asegurar el pago del préstamo.
  4. Pide lo que necesitas. En razón de que tendrás que devolver lo que pediste, en conjunto con los intereses que generan; lo más inteligente es pedir solamente lo que se necesita. Hacer lo contrario y pedir más de lo que necesitas ocasionará que el pago del préstamo; con sus intereses, sea más elevado de lo planificado.
  5. Paga lo antes posible. Entre más tiempo pase, los intereses generan una mayor deuda de lo que hay que pagar. En este sentido, dentro de las recomendaciones, pagar con mayor antelación evitará que tu patrimonio se vea más afectado.
  6. Compara los préstamos ofrecidos. No tomes el primer préstamo que te ofrecen. Para una mejor contratación de préstamos entre particulares busca las mejores ofertas que te ofrece el mercado; en el cual te pueda garantizar una menor cantidad de intereses y sea más cómodo el pago.

 

La contratación de un préstamo entre particulares puede ser cuesta arriba tanto para los prestamistas como para los prestatarios. Aun cuando, se puede pensar que las personas que celebran un préstamo buscan sus beneficios, lo que evitará que se vean afectados. La realidad es que muchas veces las personas se ven afectadas por este tipo de operaciones en razón del desconocimiento que se presentan. Por ello, sé inteligente al momento de contratar con un prestamista o prestatario.

 

 

 

Mantente Informado

Registrate en nuestra plataforma y recibe la información más completa sobre las soluciones financieras respecto a la reunificación de deudas.

Copyright 2019 © All rights Reserved. Design by Elementor