Unificar Prestamos e Hipotecas ¿Cómo funciona?

Casi todas las personas en algún momento de sus vidas tienen la necesidad de solicitar préstamos personales para financiar diferentes necesidades cuando no se dispone de liquidez. De hecho, es muy común encontrar casos en los que particulares o empresas tienen deudas y préstamos al mismo tiempo.

Agrupar créditos en una sola cuota mensual, es una solución que reorganiza tus deudas y te evitará agobios futuros.

Estas situaciones en la que usando como mecanismo la llamada reunificación de deudas es muy efectivo, a fin de unificar pagos de dichos préstamos y así reducir el importe que debe pagarse cada mes, lo que alivia la situación financiera.

 

Como puedes usar un Unificador de Deudas


Unificar préstamos o deudas es una operación financiera relativamente “sencilla”, donde una financiera especializada es la encargada de organizar las deudas que se han contraído a través de tarjetas de crédito, préstamos personales y deudas hipoteca.

A continuación se procederá a negociar con otras entidades bancarias, un nuevo préstamo que agrupe todo  en lo que se denomina una reunificación deuda.

Durante este proceso, es posible cancelar de manera anticipada todos los préstamos existentes y formalizar un  nuevo préstamo que puede ser personal o hipotecario.

Todo irá en función de si dentro de esas deudas existe alguna de este tipo, con el objetivo de dejar de tener diferentes préstamos y pasar a tener uno solo, donde se tendrá una única cuota al mes con un solo tipo de interés y plazo de amortización.

Existen entidades financieras como bancos y cajas que ofrecen prestamos para reunificar deudas sin tener que cambiar de banco. Se trata de agrupar las deudas de préstamo coche, créditos rápidos entre otras, no importa si se tiene RAI, ASNEF o cualquier otro registro de morosidad.

Solo hay que encontrar la entidad que acepte la solicitud de financiación y que cuente con ventajas como descuentos o reducciones de la deuda total, lo que es importante tener en cuenta cuando se está en serios problemas financieros.

Estas entidades no solo se encargan de gestionar las deudas una vez realizado un estudio previo de viabilidad para asegurarse  de que se devolverá el dinero sin problemas, sino que también son una gran ayuda para limpiar la imagen financiera de las personas que poseen varias deudas en diferentes entidades.

La solución más conveniente para reunificar deudas, casi siempre es acudir a la propia entidad financiera con la que se ha obtenido la deuda más elevada y que acepte absorber todas aquellas otras en una sola hipoteca, con opciones como:

  • Cancelación de la hipoteca inicial (en casos de que exista) o conceder una nueva que reunifique todas las deudas.
  • Concesión de una nueva hipoteca sobre la vivienda: donde se engloban el resto de las deudas no hipotecarias, evitando así gastos de cancelación de la hipoteca original.
  • Concesión de una amplia hipoteca: con el fin de unificar todas las deudas, siempre y cuando el valor del bien hipotecado garantice el capital que se necesita para obtener un préstamo reunificación.

Cuando se pretende solicitar un préstamo para reunificar deudas mediante un intermediario financiero es necesario estar seguros de que cumplan con los diferentes estatutos y leyes, ya que está es una opción que valoran  los bancos para aprobar una operación

 

Cómo unificar prestamos


La reunificación de deudas es un préstamo útil para quienes no calcularon bien los riesgos de contraer deudas en exceso y/ o varios acreedores, siendo una solución a medio o largo plazo.

Tener varios créditos al mismo tiempo es una situación muy incómoda sobre todo en los casos donde los pagos de intereses son bastante altos. Las cuotas mensuales son elevadas y generalmente se pierde el control de lo que se está pasando, de hecho el peor de los casos puede ser cuando estos superan la capacidad de endeudamiento y no se puede hacer frente a los pagos mensuales.

Son muchas alternativas que se tienen para reunificar deudas a través de entidades financieras o empresas especializadas, entre ellas están:

  • Reunificación hipotecaria: es la más utilizada cuando se quiere reunificar deudas por el préstamo del coche, las tarjetas de crédito y préstamos, considerando que la mayoría de las personas en España es propietario de la vivienda donde reside y es presentada como garantía para afrontar la reagrupación de deudas.
  • Reunificación no hipotecaria: está se hace a través de un préstamo personal donde se totalizan todas las dudas y que generalmente son pequeñas como las obtenidas con tarjetas de crédito ya que hay que convencer al banco que el sobreendeudamiento y la insolvencia se pueden resolver con un crédito personal aportando garantías convincentes.
  • Reunificación con avalista: cuando se solicita un préstamo reunificación donde una tercera persona está dispuesta a responder por las deudas, poniendo como garantía sus bienes e ingresos, para que el deudor afronte una nueva deuda reunificada de mayor cuantía y más riesgos.

El préstamo para reunificación de deudas que mejores condiciones ofrece es el hipotecario, en donde se combina un menor tipo de interés y un mayor plazo posible, por lo que generalmente se negocia con cajas de ahorros o bancos, lo que permite obtener una operación más ventajosa para cada cliente.

Muchas organizaciones de defensa de consumidores bancarios opinan que reunificar deudas es un error, aludiendo que está es una alternativa que no resuelve los problemas financieros y que las empresas que la tramitan no son profesionales, por lo que siempre hay que considerar que la que se elija sea reconocida, que cumpla con las normativas exigidas y que cuente con economistas y abogados titulados.

 

Reunificación de Deudas Simulador

Simulador de reunificación de deudas_opt

Existen distintos simuladores de reunificación de deudas que ayudan a calcular el ahorro mensual aproximado del que se podrá disfrutar, cuando se decide agrupar los distintos tipos de préstamos que se han obtenido en una única cuota, lo que va a permitir realizar una planificación sobre la gestión de las finanzas.

Gracias a un simulador de reunificación de deudas es posible obtener cálculos personalizados que van a permitir tener una visión general de la situación económica de cada persona y contar con todas las opciones para mejorarla.

Un simulador permite hacer varias combinaciones, utilizando distintos plazos de devolución y cantidades diferentes al igual que hacer distintos cálculos que reflejan diferentes alternativas de financiación.

La finalidad de un simulador es poder comparar cómo será la economía de las personas antes y después de solicitar un préstamo reunificación, por lo cual se recomienda utilizarlo antes de llevar a cabo la contratación.

Es una herramienta bastante útil ya que permite anticiparse al procedimiento y ver si se está realmente preparado para obtener una futura cuota mediante la reunificación. Solo hay que rellenar las diferentes variables y el dispositivo se encargará de lo demás. En pocos segundos se obtiene un resultado aproximado de la operación y el ahorro que se obtendrá con relación a los gastos actuales.

Un simulador de reunificación de deudas ofrece muchas ventajas como la eficacia cuando se quiere calcular la operación y la rapidez que las personas tienen al obtener resultados que les permiten analizar hasta qué punto la solicitud de un nuevo préstamo es la mejor alternativa.

Depende de las características de los préstamos y las preferencias personales de cada uno, las ventajas que se obtienen tras solicitar una reunificación de deudas varían, pero entre las más comunes están el hecho de que se obtiene una menor tasa de interés, la mensualidad de una única cuota es más reducida, la duración de la deuda puede ser larga o corta.

Todo va a depender de las necesidades de cada persona y el tener un solo préstamo permite que se tenga un mejor control y no tener dificultades para pagar.

El endeudamiento de muchas personas casi siempre se debe a varios factores que pueden ser el nivel de endeudamiento, la situación laboral de la familia, desequilibrio financiero y el tipo de préstamo hipotecario que se tiene, lo que hace posible o no la reunificación de deudas, de manera que es necesario recurrir a uno de los distintos colaboradores que existen para que estudie la posibilidad de reunificar las deudas en una sola cuota.

Gastos que tiene una reunificación de deudas

Cuando se plantea afrontar una reunificación de deudas hay que tener en cuenta que esto conlleva distintos costes según factores como:

  • El tipo de deudas que se van a reunificar como préstamos personales, créditos rápidos, tarjetas de crédito…
  • Las minutas de los profesionales que intervienen (tasadores, notaria, registro).
  • Las cláusulas de amortización anticipada.
  • La vía de gestión que se utiliza (en caso de las agencias mediadoras).

Todos estos factores determinan los gastos que se deben añadir a los capitales de deudas actuales y así negociar el nuevo préstamo unificador, el cual se va a obtener con gastos complementarios (seguros de vida, de amortización…), condiciones fundamentales (tipo de interés, capital, plazo y cuotas de amortización) y gastos específicos (costes de tasación, comisión por apertura, honorarios de notaría, registro…).

 

Todos los requisitos para una reunificación de deudas


Para solicitar una reunificación de deudas se necesitan cumplir una serie de requisitos y condiciones que permiten valorar la viabilidad de dicho préstamo reunificación. Algunos de los parámetros que deben cumplirse son:

  • Que el endeudamiento sea inferior al 40%.
  • Que el bien hipotecado sea de uso residencial (chalets, pisos, apartamentos…).
  • Existen algunas entidades financieras no consideran si la persona está incluida en listas de morosos como ASNEF o RAI, lo más recomendable es no estar incluido.
  • El importe de la refinanciación no debe superar el 70% del valor de tasación.
  • No se pueden reunificar unas deudas y otras no, hay que agrupar todos los préstamos obtenidos como una sola deuda.
  • Se deben cumplir los requisitos que se exigen para la concesión de cualquier préstamo reunificación, recordando que está es una solución financiera puntual.

Aunque algunas empresas que solo piden DNI o escritura de la vivienda, la documentación que se solicita varía según el tipo de empresa que se elija y el régimen laboral que tenga la persona. Lo normal es:

  • Pensionistas: Certificado de Seguridad Social justificando los ingresos y Declaración de la Renta del último año.
  • Asalariados: Contrato de trabajo, Declaración de la Renta o IRPF del año anterior y tres últimos recibos de pago de nómina.
  • Autónomos: Declaración de IVA del año anterior y los trimestres del año en curso, Declaración de la Renta de los últimos dos años.

Uno de los requisitos que más exigen las empresas de financiación es la presencia de un aval (vivienda o propiedad inmueble de alto valor del avalista) para reducir los riesgos de impagos, de manera que si esto ocurriera, el prestamista reclama la propiedad sin cancelar la deuda, lo que significaba una pérdida patrimonial del avalista.

Sin importar cual sea el régimen laboral se deben facilitar los últimos recibos de pago de cada uno de los préstamos que se tienen (préstamos personales, hipotecas, tarjeta de crédito, crédito rápido, crédito coche…), actos judiciales en caso de embargo y última tasación de la vivienda (en caso de tenerla).

Una vez que se recopila toda la documentación necesaria y se envía a la empresa financiera, solo queda esperar el resultado del estudio que realicen, analizando diferentes fuentes de financiación hasta conseguir la mejor opción posible que permita pagar menos.

Reunificar Deudas con Asnef


Uno de los inconvenientes que podemos sufrir a la hora de plantearse agrupar nuestras deudas en un único préstamo, es la presencia de algún tipo de incidencia en asnef.

El asnef es una base de datos de morosos e impagados que indica que no hemos sido buenos pagadores, por lo que la entidad con la que estemos negociando en ese momento probablemente nos deniegue la operación.

Estar en el asnef significa tener el grifo del crédito cerrado para nosotros.

Por lo tanto antes de plantearse una reunificación de préstamos deberemos de consultar nuestra situación crediticia y proceder a la limpieza de nuestro expediente en el caso de que aparezca algún apunte negativo.

Para reunificar deudas con asnef en la mayoría de los casos se necesita la realización de un préstamo puente, que nos permita tener el dinero suficiente para pagar el asnef.

Los préstamos puente suelen ser realizados por prestamistas o financieras especializadas en operaciones de cancelación de anotaciones de asnef.

Después de la cancelación de todos los apuntes existentes en el asnef, podemos seguir con la unificación de tus deudas..